Si se puede SOÑAR se puede LOGRAR. Walt Disney.

A lo mejor ya conocías esta frase del dibujante más famoso de todos los tiempos, Walt Disney. Su creatividad era tal y su estrategia que llegó a ser admirado y estudiado por muchas personas, entre ellas Robert Dilts, reconocido Coach internacional y gran maestro de la PNL.

La base de la PNL consiste en el modelaje, es decir conocer cómo hacen personas extraordinarias, qué estrategias llevan a cabo, para conseguir estos resultados tan eficaces. Por tanto Robert Dilts se formuló la siguiente pregunta: “¿Qué hacía Walt Disney para conseguir unos resultados extraordinariamente creativos?”. Así que descidió sumergirse en el estudio del funcionamiento de Walt Disney Studios.

Llegó a la conclusión de que el proceso creativo tenía tres fases:

1. El soñador. ¿Qué quiero?. El soñador debe llevar el sueño lo más grande posible, sin límite, totalmente creativo. Aquí vale todo por absurdo que pueda parecer. Hay que tener en cuenta hacerlo desde un enfoque positivo, como definimos en el post de correcta formulación de objetivos.

2. El realizador. ¿Cómo lo voy a llevar a cabo?. Llega el momento de llevar a cabo el sueño, analizar cómo hacerlo, qué recursos necesito y cómo los conseguiré.

3. El crítico interior. ¿Y si…?. El crítico si se utiliza de la forma adecuada nos puede ayudar a aprender mucho y convertirse en un constructor. Te puede avisar de las posibles dificultades que pueden ir apareciendo por el camino, con lo que podrás sentir que más recursos necesitas e incluso diseñar algún “plan B” o avisarte de alguna dificultad.

 

Coaching y cretividad

 

 

En la sociedad actual se nos enseña a desarrollar el realizador o realista y el crítico, sin embargo se ha penalizado continuamente al soñador. Como veremos en la entrevista de Elsa Punset a Robert Dilts, todos podemos ser soñadores, es más para poder incentivarlo nos invita a tener nuestro Rincón para Soñar.

Todos tenemos la capacidad de ser creativos, lo que en ocasiones nos limitamos, evitando dejar que emerja nuestro niño interior. A muchos de los que conocemos la PNL nos han enseñado a conectar con el proceso creativo a través de la estrategia Disney, si ese no es tu caso, te explicaré a continuación una forma sencilla de llevarlo a cabo, hasta que te decidas a realizarlo con PNL, como en mi caso con todos los nuevos proyectos que emprendo.

“AQUEL DÍA APRENDÍ QUE LOS SUEÑOS EXISTEN PARA HACERSE REALIDAD. Y DESDE AQUEL DÍA YA NO DUERMO PARA DESCANSAR, DUERMO PARA SOÑAR”.

Primero de todo buscaremos tres espacios, tres lugares diferentes que pueden ser incluso tres habitaciones distintas. Uno de los lugares debe evocarnos al soñador, conectarnos con nuestros momentos más soñadores, en el segundo sentirnos asociados a los momentos más realistas y finalmente en el tercero con los momentos en que nos haya salido el crítico constructivo para poder escucharlo. Reforzaremos cada unos de estos espacios, ¿Cómo?, muy sencillo, pasaremos por ellos uno a uno. La primera vez que lo hagamos cerraremos los ojos y dejaremos que aparezca esa sensación que corresponde a cada espacio, conectando con momentos similares: Si es el espacio soñador, momentos y sensaciones soñadoras, el realista las vivencias en que hemos sido más desarrolladores- realistas y finalmente en el crítico esos momentos de nuestra vida que están conectados con nuestro crítico constructivo prestando atención a sus palabras.

Una vez asociados los espacios con esos momentos podemos empezar a desarrollar nuestro sueño. Empezaremos en el soñador, llevando nuestro sueño hasta momentos insospechados sin límites, con todo lo que queremos de él en su máxima expresión. Una vez hemos acabado de soñar, nos desplazaremos al momento realizador y dejaremos que aparezcan todas aquellas ideas y recursos que necesitaremos para llevarlo a cabo ese sueño. Finalmente acabaremos conectando con el crítico, con todas las dificultas y problemas que podemos encontrar por el camino. Repetiremos el proceso, es decir tras el crítico entraremos de nuevo en el soñador, con la finalidad de adaptar el sueño teniendo en cuenta las palabras del crítico, igualmente en el realizador, cómo lo llevaremos a cabo ahora. Así el sueño se irá adaptando hasta que el crítico no tenga nada que decir y una vez lo consigamos ya sólo queda ponerse en marcha con toda la información recibida.

A continuación puedes ver la entrevista a Robert Dilts: