EL CUERPO

“La vida sólo es soportable cuando el cuerpo y el alma viven en perfecta armonía, existe un equilibrio natural entre ellos y se respetan recíprocamente”

(David Herbert)

Cuida de tu cuerpo

La primera esencia es apreciar todas sus partes y sistemas. Si desconoces el cuerpo humano te invito a buscar información. Te sorprenderá lo asombroso que es el funcionamiento de nuestros sistemas, lo perfecta que es su ingeniería. Desde como nuestros huesos facilitan nuestra estructura, los músculos los movimientos rodeados por las fascias para que puedan deslizarse sin rozar con el hueso, las articulaciones, etc… También la importancia de la coordinación de su funcionamiento: los sistemas circulatorio y respiratorio complementados para recibir el oxígeno que necesitamos haciendo que llegue a la sangre y circule… Ahora te pregunto: ¿Escuchas a tu cuerpo? Cuando está cansado, tenso, hambriento ¿Satisfaces sus necesidades? ¿Cuidas de él?

Cuidar al cuerpo como este hace con nosotros, sin necesidad de llevarlo al límite. Comer cuando tenemos hambre y no cuando toca, lo suficiente y necesario, darle, así, la gasolina de buena calidad nutricional que precisa, hacer ejercicio para que esté cuidado y se mantenga saludable, o detalles como respetar el descanso que necesita cada día.

También puedes entrar más en detalle: cómo mantenerlo hidratado, cuidar tu piel, tu pelo, pero no por narcisismo, simplemente porque estás a gusto haciéndolo.

Si cuidas estos aspectos eres también consciente que cuando dejas de hacerlo te sientes con menor energía. Por ejemplo, si practicas algo de deporte, puede ser simplemente pasear, te sientes con más fuerzas para abarcar tu día a día con mucha energía, te sientes mejor. Igual pasa con la alimentación. Cuando dejas de cuidar de tu cuerpo te vuelves más perezoso/a y tienes menos ganas de hacer cosas.

Por eso es importante que esta primera esencia sea cuidada ya que es la base de las demás si se quieren generar cambios. Si tu cuerpo responde estarás más preparado/a para abarcar las demás esencias.

¿Qué te parece? Te invito a responder a estas preguntas a continuación y tomar conciencia de cómo te puede ayudar esta primera propuesta.

  • ¿Escuchas a tu cuerpo con atención?

  • ¿Cuál de tus sentidos es el que más utilizas?¿Y el que menos?

  • ¿De qué manera estás cuidando tu cuerpo?

  • ¿Conoces qué alimentos te sientan mejor y cuáles no?

Ahora puedes resumir en objetivos concretos los puntos que te van a ayudar a cuidar un poco más de tu maravilloso cuerpo.

¿Quieres aprender a cuidar tu cuerpo?

Contacta conmigo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR