Cambia cualquier dificultad cambiando el marco, con PNL

Me gustaría iniciar esta entrada con este vídeo, mientras lo miras y escuchas pon atención a que pasa dentro de ti, en tus sensaciones y tu percepción del mismo,  pregúntate si esta va cambiando.

¿Y qué es lo que has observado?. Por mi parte la primera vez que lo vi fue algo chocante. Escuchar la voz angelical de ese niño cantando me transmitía clama y alegría. Conforme va avanzando la escena aparece una esvástica y es que el niño va con uniforme militar. Los sonidos se van haciendo cada vez más rudos así como las imágenes me hacen descubrir que se trata de un encuentro militar nazi. Vaya cambios…. en la película y en mi.

Esto es lo que conocemos en PNL por marcos y muchos de sus trabajos consisten en esto, cambiar los marcos, lo que llamamos reencuadre. El reencuadre puede realizarse de diferente maneras, como en el caso de la película, sobre la imagen de un recuerdo que nos viene con sensación de dificultad, acercando o alejando esa imagen y cambiándole el sonido puede hacer que la sensación cambie de forma muy notable. Cuando cambiamos una percepción automáticamente cambia también la sensación.

Hoy nos centraremos en estos tres marcos: Marco problema, marco fracaso y marco imposibilidad.

PNL Barcelona

  • Marco problema. En estos tipos de marco nuestra atención está fija en ¿qué está mal?, ¿qué lo hace un problema o dificultad? ¿como se llegó a esto? y ¿quién es el responsable?. Pruébalo con cualquier situación que tengas de dificultad. Y ahora pregúntate si es posible avanzar desde allí. Obviamente entras en un bucle o callejón sin salida. Ahora vamos a cambiar este marco por un marco objetivo. Empieza por preguntarte ¿qué es lo que quieres?, ahora que lo sabes ¿cómo lo puedes conseguir? y ¿de qué recursos dispones?.  Seguramente ante estas preguntas deja de haber dificultad, surgen recursos y claridad hacia dónde deseas ir y cómo lo vas a hacer.
  • Marco fracaso. Otro marco que lleva implícito el estancamiento. En estos casos lo aconsejable es reenmarcarlo con un marco retroalimentación. Es decir ante cualquier situación que consideres de fracaso, párate. Ten en cuenta que lo has hecho lo mejor que has sabido en eso momento, y que precisamente para poder acceder a más recursos ante otra situación similar, lo mejor es buscar en qué has aprendido de esa situación, ¿qué podrías haber hecho diferente? y ¿qué recursos necesarios no has sabido encontrar? y ¿cómo los podrías encontrar la próxima vez?. Esto es un aprendizaje, es crecimiento y evolución. Si te quedas en el marco fracaso, probablemente en una situación similar futura te volverás a estancar, ya que no habrás aprendido.
  • Marco imposibilidad.  Otro de los grandes bloqueos ante los que nos solemos encontrar. Si ves algo como imposible, no es posible, por lo tanto para qué perder el tiempo. Qué pasaría si lo cambiásemos por el marco «como si».  Y ahora viene la inteligente pregunta ¿qué es el marco cómo si?. Muy sencillo, como si ya lo hubieses conseguido. Al ponerte en la situación de que ya lo hubieses conseguido puedes empezar a preguntare después de visualizarte con ello conseguido ¿cómo lo hiciste para conseguirlo?. Empezarán a aparecerte recursos y respuestas que realmente te harán darte cuenta de que es posible, que estás encontrando la manera de hacerlo posible.

Plantéate que marcos estás poniendo en tu vida y elige cuales quieres que sean diferentes. Los cambios de marcos son un gran aprendizaje que está incorporado en los cursos de PNL nivel practitioner que realizamos en Barcelona. Muy interesante integrar estos cambios en tu neurología.

Feliz semana de reencuadre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *