5 maneras de llegar a tu misión de vida

¿Te has parado alguna vez a preguntarte para qué estás aquí?. Supongo que sí, por eso estás leyendo estas líneas. En algún momento de nuestra vida muchas personas nos paramos a preguntarnos qué hacemos en este mundo y qué nos mueve hacia algo, sin embargo unos empiezan la búsqueda de las respuestas mientras otros prosiguen su vida sin pretender cambiar ni un ápice en ella. Comúnmente este momento es llamado en muchas ocasiones la crisis de los 40, que no quiere decir que únicamente pase a esa edad, hay gente que lo vive a los 25 y otros a los 50, no obstante el rango de edad suele estar en torno a la edad de los 40 años.

Cualquier persona que quiere ser feliz se alineará con su misión de vida, ya que cuando caminas hacia ella cada día es mejor que el anterior y eso sólo puede aportarte felicidad.

La misión de vida va alineada con algo que nos gusta, es decir un trabajo que por ejemplo sea a la vez un hobbie, es decir, que lo harías sin cobrar si no fuese porque es la moneda de intercambio y necesario para vivir en la sociedad de hoy en día. Por tanto disfrutas haciéndolo y te hace sentir bien.

También dada la sabiduría del universo tienes talento para ello, dispones de las habilidades que te facilitan llevar a cabo tu misión, no sólo dispones de ellas sino que además las desarrollas y mejoras con increíble facilidad.

Finalmente otra de sus características es que sirve a otros, es decir, los demás sacan también un beneficio directo o indirecto cuando tu estás desarrollando tu misión.

PNL Misión de vida

Ahora me preguntarás: Y si yo no sé cual es mi misión de vida cómo lo puedo averiguar. Pues bien ahora te voy a dar cinco pautas que pueden ayudarte a acercarte a ella, no quiere decir que en cinco minutos la averigües aunque si quiere decir que si las sigues o alguna de ellas con persistencia, es decir empiezas a caminar… la acabarás descubriendo.

Cuando empiezas a caminar te puede pasar lo mismo que cuando caminas por la niebla, ves la parte cercana del camino, aunque no puedes ver el final del mismo. Lo bueno es que conforme caminas llega un momento que la niebla se disipa y es entonces cuando empiezas a ver con claridad hacia dónde te diriges.

Pues las cinco pautas serían:

  1. Qué te gusta. Lo que comúnmente entendemos por vocación es lo que también podemos llamar misión de vida. Enumera las actividades que desarrollas y te gustan o incluso aquellas que te gustaría desarrollar y aún no desarrollas. Con este listado y siguiendo los siguientes pasos podrás diferenciar las pasiones de tu verdadera misión.
  2. Reconoce tus habilidades. Todos tenemos unas habilidades innatas, que en cada personas son diferentes. Párate a poner conciencia en cuales son estas habilidades, si es necesario haz una lista. Cuando las tengas observa para qué te pueden servir estas habilidades…
  3. Conecta con tu intuición. Todos disponemos de una intuición, es decir, nuestro corazón muchas veces nos indica hacia dónde ir, sin embargo en ocasiones no seguimos sus consejos ya que viene nuestra mente y nos limita. Busca la manera de escuchas a tu intuición, que tu corazón y tu mente trabajen conjuntamente y prueba de ir en esa dirección.
  4. Conócete a ti mismo. Es muy aconsejable es estar tiempo con uno mismo, conocerse, desarrollarse a nivel personal. Cuando elijes ese camino muchas cosas cambian a tu alrededor y se clarifican. Te invito a entrar en ese mundo si aún no lo has hecho y descubrirte, verás que hay valles y cimas y que cada vez que avanzas la niebla se disipa más.
  5. Busca ayuda externa. Si con los cuatro pasos anteriores no lo consigues, o incluso el cuarto paso puede ir acompañado de ayuda, te recomiendo que busques ayuda externa. Y cuando te preguntes cuál, escucha, infórmate y no te decidas hasta que tu intuición te diga, este es lo que a mi me llama, es entonces el elegido. Lo sabrás enseguida, ya que si tras un curso o tres sesiones no hay cambios en tu vida, mejor que cambies de ayuda…

En mi caso conecte con los tres primeros pasos a través del cuanto y quinto paralelamente, me formé en PNL, coaching e Hipnosis Ericksoniana, así que poco a poco fui conociendo mi misión y ahora disfruto caminando hacia ella. No quiere decir que un curso de PNL sea tu camino, eso es tu decisión, hay muchos y diferentes caminos, conecta contigo mismo y sabrás cual es tu elección correcta.

Te invito a compartir en comentarios tus dudas o preguntas y si te ha gustado el post te agradezco que lo compartas si así lo sientes.

Un abrazo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *